Que gusto daría ser Brooklyn Beckham o el contrato de los 50 millones de libras