Cuando Dior elevó el 'bucket hat' a la categoría de accesorio de lujo