De Miss España a la ruina económica: el ayer y hoy de Esther Arroyo